lunes, 16 de agosto de 2010

Un genio llamado Andy Warhol


He decidido añadirle algunas secciones al blog, entre ellas esta que hoy estreno llamada La Figura, donde destacaré a personajes que, de uno u otro modo, han logrado consagrar un nombre en la historia de la humanidad


Pocas personas como Andy Warhol. Sin duda, este enigmático y controvertido personaje será recordado por siempre a lo largo de la historia. Cientos de mitos bordean su vida, la hacen deliciosamente atractiva a los ojos de unos, mientras que para otros resulta terriblemente vulgar.

El ícono del arte sesentero por excelencia es todo un mito. Su destreza, talento y exuberancia le otorgaron un seguro puesto en la memoria de todo aquel que desee conservar para sí el legado de los artistas que han hecho eco en el tiempo.

Warhol fue absolutamente diferente. Le hizo entender a todos que desde la señora de los tintos hasta el empleado de mayor rango de una multinacional toman Coca-Cola. Universalizó las marcas, las convirtió en algo único, pero al mismo tiempo, popular. Desmitificó los rangos y satanizó la élite. Hizo sagrado lo mundano. Recordó al mundo que el arte es patrimonio de todos, aunque algunos quieran monopolizarlo.

Andy Warhol bien podría ser considerado un semidiós del arte moderno que convirtió en bello lo ordinario y mostró a la gente lo que hay más allá de una lata de conservas, por eso, es un ejemplo perfecto, un personaje ideal a destacar.