lunes, 17 de octubre de 2011

Infinito

Danza en el aire. Se desdibuja. Viene y va. Volátil y etéreo. Rastro invisible de odios y amores. Bocanadas sugestivas que emanan de aquel narcótico e irresistible principio. Espiral seductora que resguarda memorias. Recuerdos, arte, melancolía. Aros concéntricos que gravitan en la sombra y se deslizan como el ouroboros que muerde su final.  

3 comentarios:

Marta ("Como en un cuento"/"La cocina de las pinuinas") dijo...

Esta entrada te hace pensar eh... que profundo y que aplicable a tantas y tantas cosas... besotes

Antony Sampayo dijo...

Muy buenos tus versos, amiga, tienen un dejo de nostalgia que enternecen el alma, como cuando se le dedica a un amor que se fue.

Besos.

Andrea Jiménez dijo...

Gracias, mis amigos. Les agradezco su fidelidad a este espacio.